¿Cuándo es recomendable acudir a un nefrólogo?

Foto del autor
Written By Maria Lopez

¿Cuándo es recomendable acudir a un nefrólogo?

Nefrólogo

Los riñones son órganos vitales encargados de filtrar los desechos del cuerpo, controlar el equilibrio de agua, electrolitos y otros productos químicos. Además, producen hormonas que controlan la presión arterial, regulan la producción de glóbulos rojos y ayudan al cuerpo a producir vitamina D.

Estos órganos tienen la tarea de eliminar los productos de desecho del cuerpo a través de la orina.

Los riñones están ubicados en la parte baja de la espalda, justo por encima de la cintura. Estos órganos están formados por miles de pequeños filtros llamados nefronas, que se encargan de filtrar los desechos del cuerpo.

Un nefrólogo es un médico especialista en enfermedades del riñón. Se encarga de supervisar el diagnóstico, tratamiento e investigación de enfermedades renales, como la insuficiencia renal crónica, la hipertensión arterial, la litiasis renal y el cáncer de riñón.

También se encarga de realizar trasplantes de riñón y realizar procedimientos como diálisis, hemodiálisis y cistoscopias.

Cuando es necesario acudir a un nefrólogo

Es importante acudir a un nefrólogo si se sospecha que los riñones no están funcionando correctamente.

Los síntomas más comunes que indican un problema renal incluyen dolor en el abdomen, hinchazón, presión arterial alta, micción frecuente, fatiga y cambios en los hábitos de micción.

Si se presentan estos síntomas, es recomendable acudir al nefrólogo para un chequeo completo.

Además, una persona con antecedentes familiares de enfermedades renales también debería acudir al nefrólogo para un chequeo regular.

Los nefrólogos también tienen la capacidad de detectar las enfermedades renales desde sus primeras etapas, lo que mejora significativamente el pronóstico de dichas afecciones.

Tal vez también te interese  kinesioterapia ¿Qué es?

También pueden ofrecer tratamientos para los problemas renales, que incluyen el uso de medicamentos, terapia y, en algunos casos, diálisis.

Los nefrólogos también están especializados en la prevención de enfermedades renales. Esto incluye el consejo sobre cómo evitar los factores de riesgo para enfermedades renales, como la hipertensión, la diabetes y la obesidad.

Causas más frecuentes de derivación al nefrólogo

1. Insuficiencia renal crónica: Se trata de una afección renal progresiva en la que los riñones pierden gradualmente su habilidad para filtrar los desechos y los líquidos del cuerpo. Esto lleva a una acumulación de desechos en el sistema, lo que puede provocar síntomas como hinchazón, fatiga y anemia.

2. Enfermedad renal poliquística: Esta es una enfermedad genética que afecta los riñones y puede provocar una acumulación de quistes en los órganos, lo que afecta su función. Esta afección se suele tratar con medicamentos y un seguimiento estricto por parte del nefrólogo.

3. Glomerulonefritis: Esta es una inflamación de los glomérulos, que son los filtros de los riñones. Esta afección generalmente se trata con medicamentos y un seguimiento médico para controlar la progresión de la enfermedad.

4. Enfermedades infecciosas del riñón: Las infecciones del riñón pueden provocar daños a largo plazo en los órganos. Estas infecciones se pueden tratar con antibióticos, pero a veces se necesita un seguimiento más estricto por parte de un nefrólogo.

5. Hipertensión arterial: La presión arterial alta es un problema común que puede afectar la función renal. El nefrólogo puede ayudar a controlar los niveles de presión arterial y prevenir complicaciones.

Consejos para cuidar su salud renal

1. Bebe mucha agua: La ingesta de líquidos es esencial para mantener una buena salud renal. El agua ayuda a eliminar los residuos y desechos del cuerpo. Intenta beber al menos 8 vasos de agua al día para mantenerte hidratado.

Tal vez también te interese  ¿Qué es la biopsia de glándula salival?

2. Come alimentos saludables: Una dieta saludable y equilibrada es importante para reducir el estrés en los riñones. Trata de comer alimentos ricos en proteínas y bajos en grasas saturadas, sal y azúcar.

3. Realiza actividad física regularmente: El ejercicio regular es importante para mantener los riñones saludables. Intenta hacer 30 minutos de ejercicio al día, como caminar, nadar o andar en bicicleta.

4. Controla la presión arterial: La presión arterial alta es uno de los principales factores de riesgo para la enfermedad renal. Asegúrate de controlar tu presión arterial regularmente para mantenerla dentro de los límites saludables.

5. Controle el consumo de sal: El exceso de sal en la dieta puede aumentar la presión arterial y aumentar el riesgo de enfermedad renal. Trata de limitar tu consumo de sal a menos de 2.000 miligramos al día.

6. Controle los niveles de azúcar en la sangre: Los niveles altos de azúcar en la sangre pueden afectar a los riñones. Asegúrate de controlar regularmente tus niveles de azúcar para mantenerlos dentro de los límites saludables.

7. Visita al médico con regularidad: Es importante consultar regularmente con tu médico para tener una buena salud renal. El médico puede recomendarte exámenes para detectar cualquier enfermedad renal en etapas tempranas.

En resumen, cuando se sospecha que los riñones no están funcionando correctamente, es importante acudir al nefrólogo para un chequeo completo.

Los nefrólogos también proveen tratamientos para trastornos renales y consejo sobre cómo prevenir problemas renales futuros. Por lo tanto, es importante acudir al nefrólogo si se sospecha alguna enfermedad renal o si se desea prevenir problemas renales en el futuro.

Tal vez también te interese  En qué consiste la Escleroterapia de várices

Deja un comentario