Prevención de grietas en el pezón durante la lactancia

Foto del autor
Written By Maria Lopez

Prevención de grietas en el pezón durante la lactancia

grietas en el pezón durante la lactancia

Las grietas en el pezón pueden causar un inmenso dolor e incomodidad durante el proceso de lactancia materna, lo que puede desanimar a una madre en su deseo de amamantar a su bebé.

Estas lesiones se presentan como pequeñas aberturas en la piel, lo que ocasiona un intenso dolor que puede ser bastante desalentador.

Aunque el dolor puede disminuir en algunas madres al más mínimo contacto con el agua tibia, no hay duda de que prevenir estas incómodas y dolorosas grietas desde el principio es ciertamente el mejor curso de acción.

A continuación, se ofrecen consejos sobre cómo prevenir y minimizar el dolor de las grietas en el pezón durante la lactancia, así como instrucciones sobre cuándo buscar asesoramiento médico.

Cómo prevenir las grietas en el pezón

Afortunadamente, hay varias maneras de prevenir el desarrollo de grietas en los pezones durante la lactancia.

Estos consejos de prevención son útiles tanto para las primerizas como para aquellas madres que pueden estar experimentando grietas por segunda vez.

Asegúrate de tener una buena postura al amamantar

La clave para mantener los pezones saludables durante la lactancia es tener una buena postura de amamantamiento.

Muchas madres encuentran que es útil colocar un cojín debajo o al lado de la espalda para evitar el dolor causado por la posición en cuclillas mientras amamanta a su bebé.

Se recomienda encarecidamente que las madres descansen tanto como les sea posible para reducir el desgaste en la espalda y los brazos.

Tal vez también te interese  Test de embarazo online, Cómo funcionan

Mantén la limpieza

Es importante mantener los pezones limpios y secos. Puede ser útil aplicar un aceite de bebé sin perfume en los pezones después de cada amamantamiento.

Este aceite no sólo ayuda a mantener la piel hidratada, sino que también ayuda a bloquear la humedad de los pezones.

Puede ser útil tomar una ducha con un jabón con pH balanceado para reducir el mal olor de los pezones y al mismo tiempo evitar el desarrollo de infecciones.

Usa productos para prevenir grietas

Hay muchos productos en el mercado que pueden ayudar a prevenir y reducir las grietas en el pezón durante la lactancia. Estos productos pueden variar desde cremas y aceites especialmente formulados hasta panales reciclabes.

Se recomienda encarecidamente que todas las madres elijan productos hechos de materiales naturales que respeten la sensibilidad de la piel del pezón.

No establezcas contactos prolongados

Se recomienda encarecidamente que no se produzcan contactos prolongados entre el bebé y el pezón. Los pezones sensibles son propensos a los daños si están en contacto con el bebé durante periodos prolongados.

Es importante no permitir que el bebé se duerma con el pezón en la boca, ya que esto puede ocasionar grandes dolores debido al atasco de humedad en el pezón.

Cuándo buscar ayuda médica

La mayoría de las mujeres experimentan algunas grietas en el pezón al principio de la lactancia. Afortunadamente, con la correcta atención personal, la mayoría de estas grietas generalmente sanan a su tiempo, sin el uso de medicamentos o cirugía.

Sin embargo, si el dolor del pezón empeora, es importante buscar ayuda médica. Otras señales de advertencia de que una madre necesita ayuda médica incluyen pus o sangrado, con la posibilidad de una infección, o ampollas o manchas en el pezón, que pueden ser señales de una enfermedad de transmisión sexual (ETS).

Tal vez también te interese  Cuadros vagales en el embarazo

Si se presenta alguna de estas señales, es importante buscar asesoramiento de un profesional de la salud cuanto antes.

En resumen, es importante prevenir las grietas en los pezones durante la lactancia para evitar dolor e incomodidad.

Las medidas de prevención incluyen colocar un cojín debajo o al lado de la espalda, mantener los pezones limpios y secos, usar productos para prevenir grietas y levantar al bebé cada vez que se duerma con el pezón en la boca.

Si el dolor del pezón empeora, es importante buscar asesoramiento médico.

Deja un comentario